Cita de la semana:

"No podéis ayudar a los hombres continuamente a hacer lo que podrían y deberían hacer por sí mismos", Abraham Lincoln, 1860.

Artículos de opinión

Ruinoso independentismo

Julio Pomés (Presidente Civismo)
ABC , 30 de octubre de 2014

La desinversión para crear empresas en Cataluña es un aviso al riesgo secesionista

Decía Pascal que «hay razones del corazón que la razón no entiende». Algo de esto ocurre con el nacionalismo: se acerca más a un sentimiento emotivo que a una fría ideología racionalista. Hay muchos catalanes que son fervientes partidarios de la independencia y a los que su ilusión secesionista les impide apreciar el riesgo económico que conlleva.

Las previsiones de muchos expertos sobre la suerte que correría un estado catalán han arrojado más sombras que luces. Entre estos nubarrones destacan el perjuicio de la salida del euro (una divisa fuerte), la merma de competitividad para comerciar con Europa (podría haber aranceles), la pérdida de parte del mercado nacional, la imposibilidad de abonar las actuales pensiones (ahora arrojan un déficit que lo cubre el Estado central) y la dificultad de conseguir financiación en los mercados. Estas estimaciones encierran la incertidumbre propia de un estudio prospectivo. Para estimar con más rigor la evolución de la economía catalana conviene encontrar cifras procedentes de hechos probados. Ayer se hizo público el estudio de la agencia de rating Axesor «Capital Suscrito para la creación de nuevas empresas y Ampliaciones de Capital», que arroja un resultado alarmante para Cataluña. España ha suscrito 4.783 millones de euros de enero a septiembre para crear empresas, 564 millones menos que el mismo periodo de 2013. Este dato se explica por Cataluña, que ha perdido 478.

Además, septiembre ha sido el peor mes para esta región desde 2010, con una caída del 95,18%, respecto al mismo mes de 2013, y el peor desde 2010. Este indicador debiera constituir un aviso para los independentistas. La inseguridad jurídica, económica, política y social, unida a una presión fiscal muy exigente, desincentiva a los inversores. Además, la fragmentación, entre los que desean la secesión y los que no, genera crispación, lo que no favorece la creación de empresas y el consumo. ¡La economía no entiende de emociones!

Comentarios

1 Comentario(s)
  • César Blanco Alvarez

    11 de noviembre de 2014

    Muy de acuerdo con tu comentario pero más alla de lo económico el ciudadano ha perdido la confianza en los políticos europeos, no ve criterios claros, y para colmo aye han pasado por encima de dos resoluciones del TC que ni el mismo TC se preocupa de que no se inflinjan. Ello lleva a pensar a muchos que ninguna de las amenazas o advertencias de CE se van a cumplir o su duración será mínima. Yo también lo creo y de quien menos me fi,o es de mi pais, España.

Escriba un comentario

Todos los campos son obligatorios.

Hazte socio

¿Te gusta nuestro trabajo? ¡Apoya la causa de la libertad!

Boletín

Entérate de nuestras novedades

Mayo 2018

LMMJVSD
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

< Abril | Junio >