Visión, misión y manifiesto

VISIÓN

Civismo desea una sociedad civil activa y unos ciudadanos que no se vean limitados por las trabas del Gobierno, sino impulsados por una regulación sencilla, justa y eficiente. Un exceso de regulación reduce la iniciativa, disuade de que se libere el potencial ciudadano y constituye un freno para la prosperidad económica. Sólo evitando ese férreo control se puede crear empleo y generar riqueza tanto a nivel individual como colectivo. 

MISIÓN

Civismo trabaja para evaluar los efectos de las políticas económicas y sociales, comunicarlos y proponer alternativas en el debate público. Así, los ciudadanos podrán tomar sus decisiones teniendo en cuenta puntos de vista alternativos, con el deseo de que los políticos escuchen sus demandas.

MANIFIESTO DE CIVISMO

  1. La libertad es un valor fundamental, indivisible y no negociable.
  2. El ejercicio de la libertad individual debe ser defendido y estimulado. Las personas deben ser responsables de las consecuencias de sus actos.
  3. Un país progresa con libertad económica, libre competencia e igualdad ante la ley.
  4. El ejercicio de la libertad exige una legislación clara y sencilla que garantice la seguridad jurídica y la libertad de contrato. Un exceso de regulación reduce la iniciativa.
  5. El derecho de propiedad es un baluarte de la libertad individual y la iniciativa empresarial, un motor esencial de la economía.
  6. La separación de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial constituye un requisito imprescindible para el correcto funcionamiento de la democracia.
  7. La actuación del Estado debe estar basada en los principios de subsidiariedad y de defensa del interés general. El Estado estará bien administrado si los que gobiernan son elegidos por los ciudadanos y no por los partidos.
  8. España necesita un marco de estabilidad económica y social, cuyas bases se mantengan inalterables frente a los cambios motivados por la alternancia de los partidos políticos. Es esencial la lucha contra la corrupción política y social para que la democracia y la libertad sean factibles.
  9. El contribuyente, como financiador de toda la acción del Estado, tiene derecho a exigir que los impuestos sean justos y moderados, que no desincentiven ni el espíritu emprendedor ni el esfuerzo por conseguir un mayor progreso personal y social.
  10. La función social del Estado para atender a los menos favorecidos debe estar presidida, como todas sus actividades de gasto, por los principios de transparencia y rigurosa administración de los recursos escasos.
  11. La acción educativa debe valorar el esfuerzo como motor del desarrollo humano e intelectual y defender el derecho de los padres a elegir la educación que prefieran para sus hijos.
  12. El respeto de la libertad de formas de vida, creencia y opinión debe incluir la consideración y consecuente defensa de la familia como célula esencial de una sociedad libre.

Hazte socio

¿Te gusta nuestro trabajo? ¡Apoya la causa de la libertad!

Boletín

Entérate de nuestras novedades

Agosto 2017

LMMJVSD
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

< Julio | Septiembre >