Informes

Consenso económico del primer trimestre de 2017

PWC
23 de mayo de 2017

Un monográfico en el que Think Tank Civismo, junto a otro autores, plantea las reformas necesarias para activar y sostener los motores del crecimiento español

Una economía vigorosa pese a las amenazas

Pocos los esperaban hace un año, pero la recuperación de la economía es vigorosa. Así lo creen una buena parte de los 113 expertos consultados en nuestro último Consenso Económico. No han desaparecido las amenazas (falta de reformas estructurales, inestabilidad política, Brexit, fragilidad del proyecto europeo, proteccionismo de Trump…) pero la impresión es que la fuerza de la ola del crecimiento económico puede con todo. Estos son, en síntesis, los principales resultados del informe:

  • La coyuntura económica de España es óptima. Un 78,1% de los encuestados, 13 puntos porcentuales más que en el trimestre anterior, la califican de buena. Solo hay algunas dudas sobre el futuro, quizás porque los expertos consideran que la situación es difícil de mejorar.
  • La percepción de que la economía está en buena forma se apoya en casi todos los indicadores sometidos a examen. Las valoraciones son especialmente favorables al analizar la coyuntura de las empresas. En el caso de las familias, su situación mejora significativamente, pero todavía son mayoría los que piensan que es regular.
  • Los sectores más preparados para llevar el peso de la actividad en nuestro país son el turismo y la automoción. Las áreas de mayor crecimiento potencial son la inteligencia artificial, la impresión en 3D y la telemedicina. 
  • La economía internacional da también muestras de mejoría, según los participantes en la encuesta. Este giro optimista es visible tanto en las valoraciones sobre las principales economías como en las que se refieren al conjunto del mundo. 

Momento dulce en España

Los resultados del Consenso Económico del primer trimestre de 2017 sugieren que la economía está en un momento dulce. La mayoría de los indicadores que se someten a la opinión de los consultados merecen valoraciones positivas o de mejora. El dato más llamativo de la encuesta es el del porcentaje de los que consideran que el estado actual de la economía es bueno. Suscriben esa opinión un 78,1% de los encuestados, 13 puntos porcentuales más que en el trimestre anterior. También se dobla, aunque en niveles reducidos, el número de los que piensan que la coyuntura es excelente. Como consecuencia de ello, el porcentaje de lo que creen que la situación en regular, mala o muy mala baja casi 15 puntos, hasta el 18%. Estas cifras son expresivas de cómo ha mejorado la percepción de los expertos sobre la economía española en solo un trimestre. Pero la evolución de sus opiniones adquiere toda su dimensión cuando se comparan los resultados con los de la encuesta del Consenso Económico de junio de 2016. En esos nueve meses, el cambio ha sido espectacular: el porcentaje de los que creen que la situación es excelente o buena ha subido 32 puntos. El optimismo que transpira la encuesta se atempera algo al analizar las respuestas a las preguntas sobre el futuro de la economía, tanto a tres meses como a un año vista. En este caso, las expectativas de progreso son limitadas y están a la baja, probablemente porque los expertos consideran que la situación actual es muy favorable y no es fácil de mejorar. 

Los cimientos del optimismo

El elevado optimismo de los expertos consultados sobre la coyuntura actual de la economía española se apoya en la práctica totalidad de los indicadores analizados, si bien hay algunos matices en sus valoraciones. Estos son los principales resultados:

  • Dentro de la buena situación general destaca la muy positiva apreciación de la coyuntura ligada a la actividad empresarial. La situación económica de las empresas (resultados, rentabilidad, endeudamiento…) es buena para el 55,8% de los participantes en la encuesta, y ese porcentaje se eleva hasta el 75% cuando se refieren a sus condiciones monetarias y financieras.
  • También son muy halagüeñas las opiniones sobre las perspectivas de los mercados exteriores (un 68,9% las considera favorables), la creación de empleo (un 66,7% cree que se generará empleo neto en los próximos seis meses) y la inversión productiva (un 48,5% espera que aumente). En todos los casos, además, las valoraciones son mejores que las del trimestre precedente.
  • El análisis de los indicadores de las familias es algo menos favorable. Su situación mejora pero el nivel de las valoraciones de los expertos queda por debajo de las que se asignan a la coyuntura de las empresas (ver información adjunta). Estos resultados confirman que hay una corriente de opinión muy asentada entre los expertos de que los beneficios de la actual fase de recuperación de la economía española están llegando antes a las empresas que a las familias. 

Las familias, mejor pero todavía regular

La apreciación del estado económico-financiero de las familias (ahorro, endeudamiento, rentas, etc.) ha mejorado ostensiblemente. El porcentaje de los que la califican actualmente de buena se duplica (pasa del 13,3% al 28,6%) y también hay buenas perspectivas para el próximo trimestre. Pero todavía sigue siendo muy dominante la opinión de que su situación es regular. Hay un 63,8% de nuestros expertos que comparten esa valoración, e incluso un 7,6% la consideran mala. Con vistas a los próximos seis meses, los encuestados se dividen a partes iguales entre los que creen que el consumo de las familias aumentará y los que piensan que se mantendrá estable. Las perspectivas de la demanda de vivienda son algo más optimistas: un 56,2% piensa que se va a incrementar, casi cinco puntos más que en el trimestre anterior. 

Los motores en marcha de la economía española

El Consenso Económico incluye en esta edición un monográfico sobre los motores del crecimiento en España, en el que se les pregunta a los panelistas sobre cuáles creen que son los sectores que están más preparados para llevar el peso del incremento de la actividad en nuestro país en los próximos cinco años. Para una abrumadora mayoría de los expertos, empresarios y directivos consultados (el 91,2%), el sector turístico será el que liderará el crecimiento, seguido del de automoción (con un 58,2%). Junto a estos sectores, que podríamos llamar tradicionales en nuestro país, aparecen inmediatamente después otros como los de salud, transporte y logística, ocio y cultura, servicios profesionales o información y contenidos, cuyo peso en el PIB irá aumentando paulatinamente y que en el futuro pueden llegar a ser alternativa a los ejes de crecimiento convencionales. En cambio, se confía poco en la capacidad de reacción de la banca y de la construcción, los dos sectores más castigados por la crisis. El 66% de los encuestados cree, por otra parte, que para facilitar la continuidad del crecimiento de la economía española los reguladores sectoriales deben adoptar reformas y medidas inmediatas. Y llama la atención que únicamente el 31% de los panelistas afirma que los recursos humanos disponibles en España son los adecuados para sostener el crecimiento en los próximos cinco años. 

Las reformas necesarias para sostener el crecimiento

La economía española está creciendo desde la segunda mitad de 2013. El crecimiento fue especialmente intenso en 2015 y 2016, con una tasa de incremento del PIB en ambos casos del 3,2%. El dinámico comportamiento de la economía ha sido posible gracias sobre todo a las ganancias de competitividad (por la contención de los costes laborales y los márgenes) y al dinamismo del sector exportador. Sin embargo, para sostener los motores del crecimiento, la economía española necesita acometer cambios estructurales que permitan resolver algunas de sus debilidades tradicionales, como el reducido tamaño de sus empresas, la escasa presencia en los sectores de la vanguardia tecnológica y la baja (o equivocada) cualificación de sus trabajadores. Además, hay que reformar o actualizar las regulaciones, algunas de la cuales responden a realidades del siglo pasado. 

El futuro, sector a sector

El monográfico del Consenso Económico del primer trimestre de 2017 nos permite indagar también en las amenazas y las oportunidades que tienen los distintos sectores de actividad en el medio plazo, así como en sus expectativas de empleo. El escaso tamaño de las empresas es uno de los problemas que más se citan en los resultados de la encuesta. En seis (turismo, industria, transporte, ocio, servicios profesionales e información) de los quince sectores analizados, esa es la principal amenaza. La reputación aparece también como principal amenaza para la banca y para las eléctricas. Entre las oportunidades, las menciones son, casi a partes iguales, para la digitalización, la internacionalización y el capital humano. Es destacable que en el sector de seguros la digitalización es al mismo tiempo la principal amenaza y la principal oportunidad. Desde el punto de vista del empleo, los sectores con proyección positiva son la construcción (muy castigado por la crisis, y que por tanto parte de un nivel muy bajo), el turismo, el transporte, el ocio y la cultura, los servicios profesionales a empresas, la salud y la información. En el otro extremo, los sectores que previsiblemente perderán puestos de trabajo son el financiero y el de seguros.

La niebla se ha disipado. El mundo parece haberse acostumbrado a las amenazas que se ciernen sobre la economía global (el impacto del Brexit, la tentación proteccionista de Trump o la asimetría en la política monetaria) y los analistas consultados en este Consenso giran hacia una posición más optimista que en trimestres anteriores. Este desplazamiento es muy visible tanto en las valoraciones sobre la situación de las principales economías como en las que se refieren al conjunto del mundo. Un 56,1% de los encuestados creen que la situación económica mundial es buena (25 puntos porcentuales más que en el anterior trimestre). Esa misma tendencia favorable de interpretación se traslada a las opiniones sobre la Unión Europea (el 38,5% cree que su economía va bien, asimismo con un avance importante, aunque en este caso la casilla de regular es la más mencionada), Estados Unidos (80,7%, 13 puntos más) y China (un 59,8%, 14 puntos más). También se percibe una visión más optimista sobre la estancada economía japonesa, aunque en este caso los que piensan que su situación es buena son solo el 16,5%. A nivel de previsiones de los organismos internacionales, no hay grandes novedades. Se espera un mayor crecimiento del PIB en Japón (una media del 1,1%), Estados Unidos (un 2,4%) y el mundo (3,4%), mientras Europa (1,6%) y China (6,5%) apenas se mueven respecto al ritmo de crecimiento del año pasado. 

Para ver el informe completo, pinche aquí.

Escriba un comentario

Todos los campos son obligatorios.

Calcula tus impuestos

Hazte socio

¿Te gusta nuestro trabajo? ¡Apoya la causa de la libertad!

Boletín

Entérate de nuestras novedades

Octubre 2017

LMMJVSD
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

< Septiembre | Noviembre >